6 lecciones sobre la vida con Pete Wentz para Rock Sound | Traducido

El enigmático bajista y compositor de letras de Fall Out Boy comparte sus opiniones sobre relaciones, ser famoso y cómo tener hijos le cambió la vida.

LECCIÓN #1: INTENTA NO GUARDARTE LAS COSAS PARA TI MISMO
“Los grupos son como las relaciones, o encuentras una forma de solucionar los problemas o rompes. Es importante aceptar que habrá malos momentos, días en los que os querréis matar los unos a los otros. Si Fall Out Boy hubiéramos permanecido juntos y yendo de tour al ritmo que íbamos antes del hiatus, habría sido el final. Una de las lecciones más difíciles que aprendimos fue a comunicarnos abiertamente. Si tu compañero de grupo está haciendo algo que te molesta y no dices nada, el enfado irá creciendo hasta que un día te vuelvas loco con él. Es mucho más fácil hablar las cosas antes, cuando todavía son cosas pequeñas.”

LECCIÓN #2: NO TE PREOCUPES POR SABER LO QUE VAS A HACER EN TODO MOMENTO, NADIE LO SABE
“Cuando tenía veinte y pico años me presionaba mucho a mí mismo. La gente me decía ‘Si no haces esto bien, o apruebas este examen, el resto de tu vida será horrible.’ ¡No era verdad! Eso es algo horrible para decirle a la gente porque en ese momento ya de por sí no estás seguro de nada, ‘¿Qué voy a hacer con mi vida, voy a tener que vivir siempre con mis padres?.’ Pasó lo mismo cuando grabamos ‘This Ain’t a Scene, It’s An Arms Race’. Alguien de nuestra discográfica nos dijo, ‘Esto probablemente sea el fin de los días en los que sonabais en la radio’. En el momento pensé ‘Dios, no deberíamos hacer esto’, pero ahora me doy cuenta, ‘Wow, fuiste un idiota. Eso es algo horrible para decirle a unos críos’. Siempre tienes tiempo.”

LECCIÓN #3: SER FAMOSO NO TE HACE MEJOR PERSONA
“Si no eres feliz cuando te haces famoso, no va a llenar ese hueco en tu vida. La fama no puede hacerte mejor o responder cualquiera de tus preguntas sobre la vida. Es como vivir en un mundo ficticio donde nadie te trata como si fueras humano, así que dejas de actuar como tal. Cuando tenía veinte y pico, la mayoría del tiempo vivía como un niño en un cuerpo de adulto, hacía a los demás responsables de mis responsabilidades. Ser famoso también influye a la gente a tu alrededor. Claro, está guay saltarse la cola en Disneyland, pero si eso significa que mi hijo no se quiere sacar fotos en el colegio porque asocia la fotografía a los paparazzi que nos persiguen, lo cambiaría al instante.”

LECCIÓN #4: LA PERSPECTIVA LO ES TODO
“Puede que todos subestimemos a la familia, ¡menos cuando alguien nace o alguien muere! Tener hijos ha cambiado todo para mí. Antes de tenerlos, no entendía bien la importancia de ser paciente o tener en cuenta las necesidades de los demás. Ahora, cuando tengo un mal día porque estoy molesto con las ventas o con una mala review, tengo otra parte de mi vida que es más importante. Es muy importante tener un balance. También he vivido más cosas del mundo y me he dado cuenta de lo que pequeño que soy en el mundo. He ido a Uganda y he visto y he visto los campos de refugiados donde la gente ni siquiera tiene acceso a agua limpia. Algún tío que suena en la radio pop como yo, tengo que hacer una contribución mayor a la humanidad que tocar canciones pegadizas.”

LECCIÓN #5: APRENDE SOBRE TI MISMO Y TUS LÍMITES
“En 2008, me definía a mí mismo como ‘Ese tío de Fall Out Boy’. No tenía otra identidad aparte de esa así que no podía procesar las cosas como es debido. Cuando estuvimos de hiatus, tuve que replantearme la vida. Fui a terapia, de la cual una gran parte estaba basada en llevar a mi hijo al parque, cuidar de otra persona. En la misma época, despedí a mi asistente, no porque fuera una mala persona, sino porque necesitaba hacer las cosas simples yo mismo. De eso aprendí cuánto puedo darle al grupo, a otra gente, antes de que deje de ser sano. También he dejado de leer lo que la gente escribe sobre mí. Antes lo leía todo y me pasaba el día pensando y diciendo en mi cabeza ‘Pero, ¡eso no es verdad!’. Hacer eso te volverá loco, no ganas nada haciéndolo. No puedes tomarte esas cosas demasiado a pecho.”

LECCIÓN #6: HAZ LO QUE TE GUSTE CUANDO TE APETEZCA
“Solo puedo componer canciones cuando me apetece como una forma de desahogarme. Parece ser que Stephen King escribe dos mil palabras al día y está sentado en su escritorio hasta que acaba, ¡yo nunca podría hacer eso! Si intento forzarme a ser creativo sale mal. Es un balance porque también estoy aquí para complacer a los fans, gente que se ha gastado su dinero en nuestro grupo. Nos damos cuenta cuando tocamos, cada noche es una noche especial para alguien. Intento hacer honor a eso sin darlo ‘todo’.”

Este artículo pertenece al número 220 de la revista Rock Sound.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s